MINI RESEÑAS XIV – Pata chula

jueves, 21 de marzo de 2019


¡Buenos días familia! Como algunas personas ya sabréis, me atropellaron el jueves mientras iba de camino al trabajo. La conductora dio positivo en el control de alcoholemia, pero por twitter ya os conté un poco todo. Por suerte, a pesar de que el golpe fue fuerte, tuve mucha suerte y lo único que quizás tenga es un esguince en el ligamento de la rodilla. El sábado me tienen que hacer una resonancia, a ver la gravedad de la lesión, pero bueno, estoy viva y ya es suficiente. De momento estoy de baja por tiempo indefinido, con dolores y un montón de tiempo libre que no sé muy bien en que invertir. Si a eso le sumamos que hace poco tuve un bloqueo lector gordísimo y que cada vez que salgo de uno, me entra un mono de novelas románticas que para qué, pues poco más os puedo explicar.

Advertencia: no puedo estar mucho tiempo delante del ordenador, debido a los dolores, así que este mini-reseñas va a ser menos elaborado que otros. No me lo tengáis en cuenta. 




ANTES BESO A UN HOBBIT – Carla Crespo

Esta autora siempre me ha gustado ya que sus historias suelen ser bastante entretenidas y cercanas. Es cierto que sus tramas tienden a ser bastante predecibles, pero si lo que estás buscando es un libro entretenido, con una bonita historia que te haga viajar por Nueva Zelanda, es una buena opción.


El inicio del viaje es cuanto menos curioso, pero me gustó que saliese de su zona de confort. Roberto es de esos protagonistas que te encandilan desde el primer momento, a pesar de su chulería. Es guapo y lo sabe, así que chulea por ello, y a mí me parece bien. Me gusta que si un personaje se quiere a sí mismo, exalte sus virtudes, sea hombre o mujer. Adelante con la autoestima y el amor propio. En el caso de Elisa, sentí que me caía bien, pero no me gustó lo dependiente que es. Creo que sobran este tipo de protagonistas femeninas, ya que no soy fan de que ella decida tomar las riendas de su vida, al fin y al cabo, porque un hombre le dice que debe ser libre. Muchacha, empodérate y hazlo por ti. Eso sí, me gusta su sentido del humor y que por una vez sea ella la friki redomada.



UNA PRUEBA DE AMOR – Megan Maxwell


Soy una guerrera Maxwell desde que hace un porrón de tiempo leí la historia de Megan y el Halcón, por ese motivo decidí darle una oportunidad a esta historia, ya que no quería dejarla en el tintero. En esta quinta entrega, encontramos el mismo esquema que ha hecho que me encante todo lo que tenga que ver con las guerreras Maxwell. Una protagonista valiente y fuerte, que tiene miedos y dudas como toda hija de vecina, pero que no se deja amedrentar por un mundo de hombres. ¿Es una novela novedosa? No, pero es que si te gusta esta saga, seguro que no te importa.


Aiden me encantó a pesar de ser un troglodita machito cargado de actitudes tóxicas, pero seamos sensatas y leamos esta novela en el contexto histórico en que se desarrolla. La trama me resultó muy entretenida y el libro se lee en un abrir y cerrar de ojos. Un libro de personajes, que nos llevan por un paisaje de en sueño.
Sin duda, otra novela que recomiendo tener en cuenta.



TE DIJE QUE NO LA TOCARAS MÁS – Olga Salar


Y de dos buenas opciones, a una novela que me dejó con una sensación agridulce. Hasta el momento no había leído nada de Olga Salar, quizás por eso esperaba encontrar algo entretenido, con una preciosa historia de amor. Es cierto que el libro me entretuvo y la historia no está mal, pero resulta demasiado predecible y creo que la trama peca de simplona. Me hubiese gustado que se hubiese desarrollado más, que no se centrase tanto en dar vueltas a un romance sin trasfondo.

Me da rabia porque el planteamiento de la trama me gustó, y creo que podría haber dado mucho más de sí, pero se quedó en una buena idea a la que le faltó profundidad. Ambos protagonistas están bien trabajados y son entrañables, pero lo cierto es que tampoco logré empatizar con ellos. En definitiva, un libro que para pasar un ratillo entretenido puede estar bien, pero sin más.



TODA LA VERDAD DE MIS MENTIRAS – Elísabet Benavent


Beta es de mis autoras nacionales favoritas. Sus historias de amor siempre me remueven por dentro y tengo que deciros que en esta ocasión me dejó un poco fría la historia de Coco. La novela está bien escrita, tiene una trama bien argumentada que va enlazando diferentes historias por parte de todos los protagonistas, ya que todos tienen una relevancia fundamental, como nos tiene acostumbrados. El problema es que sentí que la historia se alargaba demasiado.


Coco y Marín me robaron el corazón y su historia es preciosa, tal y como esperaba. El resto de personajes me gustó también, en especial Blanca y Loren. Está bien escrita y me dejó frases para recordar. Sí, todo eso es cierto. Pero aun con todo, la sensación que me dejó es que ciertas situaciones se alargan sin aportar nada a la novela, haciendo que fuese despegándome poco a poco de la historia, aburriéndome incluso en ciertas partes. Aun así os recomiendo darle una oportunidad, porque quizás a otra persona le atrape el corazón.



NUNCA SERÁS AGUA – Patricia A. Miller


Al igual que me ocurrió con el libro de Carla Crespo, me encontré con una historia bonita, bien estructurada y cuyos personajes me engancharon instantáneamente. Tiene una trama predecible y no es que tenga grandes giros argumentales, pero lo cierto es que engancha y en cuestión de horas te la has leído porque no es muy extensa. Es una de esas opciones perfectas para quienes buscan una tarde de sofá, manta y libro. Sin grandes pretensiones pero con cosas bonitas.


Lo mejor son sus personajes. Nick me gustó muchísimo a pesar de algunos comportamientos de hormona con patas. Megan por su parte fue capaz de hacerme empatizar desde el primer instante. Sentía en mi propia piel el dolor de su pierna, el tratar de ir más rápido en la recuperación. Salvando las distancias, claro está. Es tenaz, fuerte y luchadora. Una protagonista de las que merece la pena conocer. 



Hasta aquí llega esta nueva entrega de Mini reseñas. Contadme si habéis leído alguna de las novelas, qué os pareció, si compartimos impresiones o no, pero sobre todo decidme si os ha sorprendido alguna. ¡Disfrutad del jueves, familia!

 

EL EMISARIO – JP Lorente

jueves, 14 de marzo de 2019


«Un objeto gigantesco aparece en la exósfera terrestre causando temor en la población mundial. Empieza a lanzar millares de objetos que impactarán en lugares desérticos de la Tierra, soltando un gas a la atmósfera.

El mundo se defenderá fragmentando la tierra en dos partes separando occidente de oriente. Todo ello auspiciado por un grupo de poder en la sombra que aprovecha el supuesto ataque extraterrestre para difundir un virus letal con el objetivo de reducir la población a unos niveles sustentables según los diez preceptos del Guidestone.


Paralelamente los servicios de inteligencia españoles, descubren que hay recluido un hombre que vaticinó esta situación cinco años atrás y que afirma ser el emisario de una civilización extraterrestre. Su misión es que los gobernantes de la Tierra los acojan, a cambio de prosperidad y conocimiento. El grupo de poder no lo permiritá, iniciando una lucha fratricida que implicará a extraterrestres y terrestres por la supervivencia de sus especies.»



¡Buenos días familia bonica! Espero que la semana vaya genial y que estéis pensando ya en que el fin de semana está a la vuelta de la esquina. En esta ocasión os traigo la reseña de la nueva novela publicada por la gente bonica de DNX España, a quienes quiero dar las gracias por el envió del ejemplar. Si algo me encanta de esta editorial es la facilidad que da a los blogs para poder reseñar sus obras, pero no solo eso, sino que su catálogo es de lo más diverso. Hasta el momento, todo lo que había leído de esta editorial eran novelas de fantasía o romántica, por eso me llamó tanto la atención esta nueva publicación de ciencia ficción. Al leer la sinopsis quise darle una oportunidad a pesar de las 608 páginas que la componen y que en cierto modo me echaban para atrás. Soy consciente de que la extensión del libro, asusta, pero os adelanto que en menos de una semana me le terminé. Eso sí, casi me cuesta una tendinitis de sostener semejante mamotreto. 

La novela comienza con la aparición de una nave extraterrestre, y el gran caos que genera la incertidumbre ante una posible invasión. La premisa ya de por si pintaba bien, tanto que sin haber pasado de las diez páginas, ya estaba metida de lleno en la historia. La trama inicial es por si sola lo suficientemente interesante como para hacer que la novela funcione. Una nave orbitando poniendo en jaque a todo un planeta y sembrando el caos tras lanzar cientos de objetos que expulsan un extraño gas que nadie sabe que contiene ni cómo puede afectar a la población. Por si esto fuese poco interesante, el autor crea tramas paralelas que van a girar en torno a la investigación que llevan a cabo nuestros protagonistas, así como nos va a permitir comprender a esos seres a través del Emisario.

Nos encontramos ante una novela de ciencia ficción pura y dura en la que nada es lo que parece y donde vemos que los que parecen malos no siempre resultan serlo, así como que aquellos que se presupone que velan por nuestro bienestar, tienen intereses más poderosos. A pesar de que la historia pueda parecer simple, extraterrestres quieren invadirnos y matar a toda la humanidad, nada más lejos de la realidad. Organizaciones corruptas, chivos expiatorios, supremacía racial, exterminio selectivo, Iterium (que no voy a decir lo que es). Estos son algunos de los temas que van a tener gran protagonismo en esta novela, pero no quiero contar nada para no caer en ningún spoiler traicionero. Solo os diré que la trama me encantó y que me mantuvo completamente enganchada a la novela sin perder el hilo argumental en ningún momento a pesar de las mil cosas que van pasando entre sus páginas.


Algo que me gustó especialmente es que la novela me hizo pensar en muchas cosas. Creo que hay una gran crítica que se centra en muchos aspectos. Critica a las clases dirigentes que anteponen su poder al deber. A los humanos, por dejarnos manipular, por sentirnos superiores con respecto a nuestros iguales más desfavorecidos, por como gestionamos los recursos, por la poca importancia que le damos a lo que nos rodea. A lo largo de la novela hay muchos aspectos que nos hacen pensar, y eso es digno de elogio. Al menos para mí.


Al comienzo de la novela, Lorente dice que quiere dar un ritmo cinematográfico a la novela, y creo que no habría mejor manera de definir la forma en que está narrada la novela. Es una novela densa en cuanto a extensión, pero terriblemente ágil en narración. No te das cuenta, pero avanzas sin ser consciente, gracias al ritmo constante que predomina en toda la novela. La ambientación es otra de las cualidades estrellas del autor ya que se nota que ha invertido muy esfuerzo en hacer que el lector pueda recrear mentalmente cada uno de los escenarios que se van desarrollando. Eso sí, sus capítulos son inmenso y eso me desquició. Yo necesito acabar el capítulo para dejar la lectura. No hay más. Por suerte hay numerosos puntos donde parar, pero no fui muy fan de ese aspecto (defecto personal, oiga).


En los personajes es donde más indecisa me sentí. Admito que se nota el trabajo que se esconde tras cada uno de ellos pero a pesar de poder resultar complejos, su personalidad es tan marcada y estereotipada, que determina sus actos pero no para bien. Me trataré de explicar algo mejor sin entrar en detalles. Esta novela tiene una trama muy potente cargada de personajes que la sustentan, pero a veces, el personaje era tan cuadriculado que solo puede actuar de esa determinada manera, cuando quizás, a ese momento de la historia le habría venido mejor otro tipo de actuación, pero al aparecer ese determinado personaje y no otro, se sabía cómo iba a desarrollarse la acción. De igual manera, algunas cosas me parecieron excesivamente heroicas, restando credibilidad a unos personajes que podrían haber sido más decisivos y realistas. Aun con todo, Simón o Freezer merecen la pena, y hubo personajes que me gustaron mucho como Juan o Artemis, aunque eso sí, su historia conjunta, me repelió totalmente por lo surrealista y apresurada.


El emisario es una novela de ciencia ficción que pese a su gran extensión tiene un ritmo ágil que logra enganchar. Con su ambientación propia de película es una novela que recomiendo a pesar de que me hubiese gustado ver personajes más complejos y decisivos. Por mi parte, estoy deseando leer el final de esta bilogía.