MI CORAZÓN EN LOS DÍAS GRISES de Jasmine Warga

miércoles, 30 de marzo de 2016



Aysel tiene dieciséis años y le faltan motivos para seguir adelante. En un pequeño pueblo donde ser diferente está mal visto, ella carga con el peso de tener un nombre y un aspecto extranjeros y con el estigma del terrible crimen que su padre cometió. Sin amigos y con una familia que la rehúye, Aysel siente que su corazón es un agujero negro y que algo dentro de ella devora todos sus sentimientos.
Pero cuando conoce a Roman, un chico que vive atormentado por la culpa, siente que algo cambia. 

Con Roman las horas que antes se le hacían inacabables ahora pasan volando. Con Roman es capaz de imaginar un mundo mejor. Con Roman podrá hablar de los secretos que ha escondido durante años... A medida que los dos jóvenes se conocen, Aysel debe decidir: ¿quiere acabar con todo?, ¿o prefiere ver qué les depara el futuro?


Desde que vi esta maravillosa portada estaba con ganas de leer el libro, y le tenía pendiente desde hace meses, pero por alguna razón no me acababa de encontrar con ganas para empezarlo. Esta Semana Santa decidí darle una oportunidad, y la verdad, aunque no me arrepiento de haber sucumbido a él, tampoco ha llegado a emocionarme como me esperaba en un principio por todas las opiniones que había leído. Desde un principio conecté con la historia y empaticé con los protagonistas, pero no ha llegado a emocionarme tanto como esperaba. Pero bueno, vamos a hablar un poquillo sobre la historia.

Aysel ha dejado de ver el sentido de la vida. Hace tres años su padre cometió un delito, del cual está siendo víctima indirecta por el rechazo que experimenta de sus compañeros de instituto y de los vecinos del pueblo, solo por ser hija de quien es. Ante toda esta presión y el miedo que tiene a ser como su padre, decide acabar con su vida, por lo que recurre a una página para personas que quieren suicidarse, buscando una persona que dé el paso junto a ella. Así es como conoce a Roman, un joven que vive atormentado por un error que cometió hace un año y que le ha llevado a querer morir
. A partir de aquí ambos comienzan a conocerse y a forjar una bonita amistad, dando paso a algo más profundo por parte de ambos. La evolución de ambos personajes es impecable así como la de su relación, dando a la historia un mayor realismo.


Lo que más me gusta de la historia es que la autora respeta la decisión de ambos casi hasta el final. En este tipo de libros, por lo general aparece alguien que le hace cambiar radicalmente de opinión, normalmente por amor, y ocurre en cuestión de dos días. Como si una depresión se evaporase por una cara bonita y una persona que tiene claro que quiere acabar con su vida decida de buenas a primeras que se ha enamorado y todo es maravilloso como para querer morir. No amig@s, este proceso necesita un tiempo, y aunque en el libro el amor entre Roman y Aysel tiene un peso enorme, sobre todo para el desenlace de la historia, el hecho de que sea un proceso lento y que se respete hasta los últimos momentos me parece todo un acierto.

Algo que no me gustó y creo que es un fallo por parte de la autora es la historia del padre de Aysel. Si, hacia el final ésta le cuenta a Roman que es lo que hizo su padre, pero creo que la historia queda un poco en el aire, sin saber realmente porque pasó. Quizá es porque he trabajado con enfermedad mental y estoy muy concienciada, pero la imagen que se da del padre, como que le ha dado un brote psicótico, así de buenas a primeras y sin más, no me gustó para nada. Por no hablar de que relata que siempre había sido una persona agresiva que no controlaba su genio. Decir que es agresivo e incitar a pensar que por eso se desprende que tiene un trastorno mental, es un error garrafal.

 

Mi corazón en los días grises, a pesar de ciertos matices, es una historia preciosa que con una gran delicadeza trata dos temas difíciles como son el suicidio y la depresión. Es un libro que se lee sin apenas darte cuenta y que te va generando un conjunto de sentimientos que te acercan un poquito más a la historia. Aunque a mí no me ha marcado, si se lee en el momento emocional idóneo, puede ser fantástico.
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario