LO QUE RECUERDO DE TI – Bianca M. M.

viernes, 15 de mayo de 2020




«Es fácil marcharse lejos para olvidar el dolor. 

¿El único problema? 

El pasado no se puede borrar, y menos cuando unos recuerdos que creías perdidos insisten en perseguirte con más fuerza que nunca.

Enfrascada en la lucha contra sus propios demonios, Valerie tendrá que hacer frente a una nueva realidad para la que no está preparada.


¿CUÁLES SON LOS LÍMITES DEL AMOR Y EL PERDÓN?
»






¡Buenos días de viernes, familia! Hace unas semanas que Bianca me contactó por Instagram (cuenta) para presentarme su novela, ofreciéndome la posibilidad de reseñarla. A lo largo de esta cuarentena solo había leído uno o dos libros de romance, ya que todo lo demás había sido prácticamente fantasía, por eso quise darle una oportunidad a esta primera parte de lo que intuyo que será una bilogía.

Valerie es una joven adinerada que desea escapar del yugo de sus padres, por lo que decide estudiar periodismo, convirtiéndose en becaria de la revista científica, Infoscience. Junto a su compañera y amiga Savannah, deberá investigar unos asesinatos que parecen estar relacionados con unos fármacos ilegales. En la revista es donde conocen a Nick Turner, nuevo becario que las ayudará y que poco a poco irá convirtiéndose en alguien importante para ambas, aunque Valerie acaba olvidándole por culpa de la amnesia que borra sus recuerdos de los últimos dos años.


Cuando entré en la historia esperaba encontrar una novela romántica mezclada con un poquito de suspense en torno a la pérdida de los recuerdos de Valerie. Había leído la sinopsis pero tampoco es que hubiese muchas pistas sobre la trama así que esperaba amor con un poco de chicha, pero poco más. Esto junto a los giros argumentes que se van sucediendo a lo largo del libro es lo que hizo que disfrutase, ya que desde sus primeras páginas me enganché y quise saber todo sobre las diferentes tramas.


Si algo caracteriza a la novela es que está conformada por múltiples tramas que se van desarrollando de forma paralela hasta llegar a confluir en un punto común. A medida que vas avanzando en la historia vas comprendiendo que todo está conectado entre sí, y que cada personaje está unido al resto de alguna manera. Tenemos una trama romántica principal que aunque parezca que lleva el peso del libro, comparte protagonismo con la investigación que se está llevando a cabo y que está relacionada con la amnesia parcial que sufre Valerie. Alrededor de estas dos ideas principales se desarrolla un entramado de subtramas que hacen que quieras seguir leyendo para saber que está pasando realmente. Asesinados, experimentos, secuestros o amor son algunas de las cosas que encontramos entre sus páginas.


Aunque hay muchas tramas interconectadas, es muy sencillo seguir la historia gracias a los saltos temporales. Estos saltos entre presente y pasado, crean una visión global de la historia y de los personajes y sus relaciones. Todo tiene sentido y un porqué, y es algo que hay que reconocer a la autora porque la trama es precisa y estructurada.


La narración es ágil y amena, lo que hace que acabes el libro sin darte cuenta. La voz narrativa se va alternando entre los personajes principales, Valerie, Savannah y Nick, así como el momento temporal, dando la oportunidad al lector de conocer no solo la historia completa sino también lo que siente cada personaje en cada momento. Eso sí, hacia la mitad de la novela tuve la sensación de que algunos diálogos se alargaban innecesariamente, cuando lo interesante era todo lo que estaba pasando fuera, y no en la relación entre Valerie y Nick. En cuanto a los personajes solo puedo decir que están bien construidos y todos tienen su peso en la novela, aunque eso sí, Nick no fue  santo de mi devoción en muchas ocasiones.


Estoy segura de que Bianca pensó eso de “lo mejor para el final”. La novela tiene muchos giros, pero los más interesantes están en la última parte del libro. No quería dejar de leer porque aunque había cosas que se veían venir, otras no me las esperaba.



Lo que recuerdo de ti es un thriller romántico que me mantuvo enganchada hasta el final, gracias a su multitud de tramas y a su ritmo ágil y constante. Si os gustan las novelas de intriga con toques románticos, os recomiendo darle una oportunidad.




AYER, NOSOTROS, HOY – Carolina Casado

lunes, 4 de mayo de 2020



«
Scott está en el último año de instituto, pero su cabeza está muy lejos, en la facultad de Bellas Artes de Tennessee; quiere mirar hacia adelante, avanzar, huir de unos padres que siempre están discutiendo y cumplir su sueño de centrarse en su pasión por dibujar.


A Max le hubiera encantado parar el tiempo el día que su padre se fue de casa. Desde entonces, vive bajo un cielo de estrellas falsas y sueños rotos. Su único refugio es la guitarra que siempre la acompaña.


Scott y Max van a la misma clase, pero jamás han cruzado una sola palabra. Hasta que un trabajo de mitología griega los une irremediablemente. A veces basta con pensar que el amor no es para ti para que te acabe alcanzando… Solo hay un problema: lo único que perdura es lo que hacemos, no lo que sentimos.
»





¡Buenos días familia! Carolina es una vieja conocida del blog. Hace tiempo colaboré con ella reseñando sus dos novelas anteriores, La venganza del piromante (reseña) y Un acorde menor (reseña). Ambas me gustaron y como ya dije, estaba segura de que no sería lo último que leería de esta maravillosa autora. Por eso, cuando la editorial Versátil anunció que publicaba su última novela, decidí hacerme con ella. Carolina confió en mí anteriormente, y era el momento de agradecérselo. Por desgracia, compré la novela unos días antes de comenzar el confinamiento, así que hasta hace poquito no llegó a casa. Eso sí, en cosa de tres días ya me la había acabado.

Si algo caracteriza las novelas de Carolina es ese halo de delicadeza. En Un acorde menor dije que la dulzura con la que escribe la autora es la misma que vives al leer, y en esta novela, he sentido exactamente lo mismo. La trama nos cuenta la vida de Max y Scott, dos adolescentes que no lo están pasando bien. A través de un trabajo de filosofía, ambos se ven obligados a soportarse a fin de aprobar, aunque Max no esté por la labor de ponerle las cosas fáciles a su compañero. Todo comienza como una historia en la que los protagonistas no se soportan pero en la que no les queda otra que ceder, pasando a sentir algo el uno por el otro. Hasta aquí, es una historia de amor juvenil al uso.

Lo que hace que el libro merezca la pena es el trasfondo que da la autora a la historia de cada personaje. Conforme avanzaba en la novela, veía como el romance convivía con el bagaje de Max y Scott, compartiendo protagonismo y otorgándole mayor profundidad a la trama. Eso es algo que me gusta mucho de la autora, y es que podría haber decidido contar una historia de amor sin complicaciones, pero lo que la define son estas historias profundas en las que siempre hay un peso con el que cargar y del que curarse. Son historias humanas que hacen que sea muy fácil empatizar con cada personaje.


El estilo narrativo vuelve a ser ameno y cercano, haciendo que la historia sea ágil y fácil de leer. Su seña de identidad es la naturalidad con la que desarrolla la novela, llena de frases bonitas que hacen que sea tremendamente fácil engancharse a la historia. Otra cosa que me gusta mucho es que los problemas son tratados con normalidad, dándoles la relevancia que tienen pero sin dejar que gobiernen la novela. Ambos tienen problemas, como cualquier persona, pero conviven con ellos lo mejor que saben, sin dramas y tratando de sanarse.


Algo que suele incluir la autora es la importancia que tiene la psicología. Siempre hay un hueco para que sus personajes comprendan lo sanador que es ir a un especialista que les ayude a gestionar aquellas emociones que no entienden o que sin saberlo están condicionando su vida. Max carga con un peso enorme desde que su padre les abandonó. Sin ser consciente aleja a todo el mundo, escudándose tras una coraza que no se permite quitar delante de los demás. Alison también es una muestra de lo aliviador que puede ser compartir tus sentimientos con gente que comparte la misma lucha que tú. Sin duda una de las cosas que más positivamente valoro de la novela.


Eso sí, si tengo que quedarme con algo, es el final. No quiero decir mucho, pero creo que la decisión final de la autora es la más acertada. Quería que fuese esa decisión, pero no pensaba que fuese a ocurrir, y me alegro por ese toque de egoísmo que hace que la novela gane credibilidad.



Ayer, nosotros, hoy es un romance juvenil que recomiendo leer. Dulce, tierna y amena, es una novela que me ha durado poquísimo y que me ha dejado con muy buen sabor de boca. Si aún no conocéis a la autora, de verdad, dadle una oportunidad porque creo que no os arrepentiréis.


EL SEÑOR DE LAS RUINAS - Adrián Walls

lunes, 20 de abril de 2020


«A lo largo de nuestra vida pasamos por situaciones que nos desgarran el alma. Parece que todo se derrumba y cuando abrimos los ojos nos descubrimos en un mundo en ruinas donde el miedo, la duda y la incertidumbre lo inunda todo. Intentamos buscar una luz, una esperanza, una salida, pero la oscuridad que nos rodea nos va ahogando poco a poco.

Sin embargo, algunos contemplamos la debacle y logramos ver en ella la oportunidad de construir algo más grande, más hermoso, algo mejor. Somos capaces de usar la poesía para cincelar los escombros y construir con ellos una catedral que nos haga tocar el cielo. Y desde allí arriba oteamos el horizonte y desciframos en él las razones del derrumbe. Comprendemos entonces nuestra historia y todo adquiere sentido.


Esta es la historia de una reconstrucción, de un viaje, de un nuevo amanecer.
»


¡Buenos días, familia! 38 días de confinamiento ya, y si algo está consiguiendo que la situación no sea tan dura, es sin duda leer. En mi caso, aparte de trabajar y hacer ejercicio, lo que está haciendo que las horas pasen más rápidas, son los libros y uno de los que ha contribuido a ello ha sido El señor de las ruinas. Adrián Walls se puso en contacto conmigo hace unas semanas presentándome su poemario. Tenía muy buena pinta pero fue la bonica Eva Ledesma quien le propuso mi nombre, así que para mí eso ya era un valor asegurado. Nunca digo que no a la poesía, eso ya lo sabéis, así que no pude resistirme y decidí sumergirme en los pasados de Adrián.

Se podría decir que el libro se encuentra dividido en tres partes que el autor identifica con tres ciudades: Oviedo, Madrid y París. Al principio pensé que esta división podría ser meramente simbólica, pero conforme avancé por sus letras, comprendí que cada ciudad es una etapa en la vida del autor. En Oviedo encontré el desamor más genérico. El dolor de quien ya no se sabe amado, pero afrontado a través de un sentimiento más visceral e inmaduro. Madrid me transmitió añoranza. El autor recuerda a alguien a través de lo bonito que tuvieron. Al leer tenía la sensación de estar viendo a ese alguien en quien piensa el autor al escribir. Está claro que esta parte tiene una protagonista, ya que es una poesía más personal y clara. Por el contrario, París es esperanza. Aquí habla de luz, de vida, de nuevas oportunidades. A veces lo mezcla con recuerdos del amor que puedo ser y no fue, pero lo hace de forma bonita, sin rencor y mostrando que con el tiempo, está dejando de doler.


"Aun así, quizá merezca la pena correr el riesgo e imaginar
que si aún existe la magia en el mundo, debe ser algo parecido a su sonrisa"

Lo bonito de la poesía es que cada uno la interpreta de una manera diferente a pesar de leer los sentimientos y vivencias de una persona. Eso es precisamente lo que me ha gustado del libro, ya que sin conocer de nada a Adrián, a través de sus letras, he podido entenderle y sentirme identificada en ciertos momentos. Gracias a sus letras he podido sumergirme en su proceso de reconstrucción.

Aunque lo que predomina es el desamor, también hay un toque crítico, como demuestran poemas como
La ultima torre. A través de sus líneas el autor hace un visionado a nuestra generación, egoísta, individualista y falta de romanticismo. A su vez, también nos habla de otros tipos de amor, más allá del romanticismo convencional. Hay más tipos de amor, y el que surge de la familia es uno de ellos. Eso lo muestra a través de Familia, un poema escrito pensando en alguien que se ha ido y de cómo cada familiar afrontó ese momento y lo que significó para el autor.

"Porque la vida no solo son aquellos trenes que cogemos.
También son todos los trenes que dejamos pasar."

El estilo del autor me ha gustado mucho porque se aleja de la rima fácil y de las manidas florituras. De una forma amena y sencilla plasma lo que siente en cada ocasión, sin mayor pretensión que la de mostrar su viaje a través de las diferentes etapas que la vida le ha ido poniendo por delante. Eso sí, algo que no me acabó de convencer y que vi en varios textos, fue el uso de la repetición. Es un recurso que usan muchos poetas pero que personalmente no pegaba del todo con el estilo coloquial que tiene el autor.

El señor de las ruinas es un poemario cortito que me ha dejado con muy buen sabor de boca. 144 páginas que se leen de manera rápida, aunque yo recomiendo leer de a poquitos, para poder vivir y disfrutar cada etapa. Si os gusta la poesía, deberíais darle una oportunidad.


ALAMBRES DE AIRE - Álvaro Navas

viernes, 3 de abril de 2020

 

«En una calurosa tarde, Erika, obsesionada con el azar y sus consecuencias, alimentará su desdicha al encontrarse por casualidad con una antigua compañera de la universidad. A partir de ese instante, su obsesión se acrecentará con un inesperado hallazgo familiar que hará que todo se resquebraje y que todos se desenmascaren.

Con una velocidad desmedida, los acontecimientos se irán revelando con el paso de los días. Alguien mueve los hilos en la sombra. Alguien conoce todos sus movimientos. Son esos dichosos alambres que aprietan, pero no se ven.


Cuando las máscaras caen, todos se defienden, pues ya es tarde para esconderse.
» 


¡Buenos días, familia! Hace unas semanas, Álvaro Navas se puso en contacto conmigo para ofrecerme reseñar su novela Alambres de Aire. Hasta el momento no conocía al autor, pero tras leer algunas buenas opiniones del libro, me decidí a darle una oportunidad. Lo que encontré entre sus páginas fue un thriller psicológico lleno de suspense que con sus más y sus menos, me dejó con buen sabor de boca.

El libro comienza presentándonos a Erika, nuestra protagonista. Vemos como es su día a día, como se ve obligada a cogerse unas merecidas vacaciones, y como se reencuentra de forma fortuita con una vieja amiga que será esencial en la historia. El problema que tuve con la novela fue precisamente que este inicio me pareció sumamente lento. Todo el mundo decía que era una historia llena de giros y suspense, pero los primeros capítulos no tenían nada de eso. Iban sucediéndose las páginas y no pasaba demasiado, y lo que pasaba, parecía más bien una historia romántica y juvenil. Por suerte seguí leyendo y poco a poco fui llegando a lo interesante, y la historia fue adoptando un ritmo ágil y constante que se mantuvo hasta el final.


La primera parte de la novela no me convenció, está claro, pero lo que vino después, fue otra cosa. Cuando comienza el thriller como tal, la cosa se pone interesante y se convierte en un ir y venir de giros argumentales que hacen que pienses en mil hipótesis durante un único capitulo. Lo que más me gustó de esta trama es que no sabía a ciencia cierta por donde iba a desarrollarse la historia. Tenemos un secreto familiar que Erika trata de sacar a la luz, pero a la vez que trata de desenterrarlo, aparecen más secretos, que hacen que no quieras parar de leer hasta descubrir la relación entre todo lo que está sucediendo. Suspense, drama familiar, intriga, secretos y un toque psicológico, son algunas de las cosas que encontrareis entre estas páginas.


Aunque al principio pueda parecer que la trama es un batiburrillo sin sentido, enseguida te das cuenta de que todo está sumamente cuidado, haciendo que tanto la estructura como la trama sean sólidas y coherentes. Esto, junto con una narración ágil y amena, gracias a los abundantes diálogos y a las sencillas pero certeras descripciones del autor, hace que la novela se lea en apenas unos días.


Si tengo que quedarme con algo creo que sería con Erika. Una protagonista que aunque al principio no lograba convencerme, poco a poco, me fue ganando. Ella lucha por descubrir la verdad aunque para ello tenga que destapar oscuros secretos. Perseverante y decidida, no se rinde a pesar del dolor que la causa cada pequeño descubrimiento.


Y por último, el final. Aquí es donde se concreta toda la acción y donde la cosa se pone muy pero que muy interesante. Me gustó mucho ese giro argumental en el que hay más implicados de los que esperaba, y donde las últimas páginas te hacen acordarte de más de una, de la que no quiero hablar. Solo diré que aunque la trama queda cerrada ya que se esclarece todo lo ocurrido, hay algo que reaparece, dejando abierta la posibilidad de que necesitemos que exista una segunda parte.


Alambres de aire es un thriller psicológico plagado de secretos familiares y suspense. A pesar de su inicio lento, la trama me enganchó haciendo que el libro me durase dos días gracias a su ritmo ágil y a sus giros argumentales.



ALGUIEN A QUIEN CONOCES - Shari Lapena

martes, 24 de marzo de 2020




«
En un tranquilo barrio residencial de Nueva York, un barrio de calles arboladas y acogedoras familias, algunos hogares han recibido una nota anónima: «Me resulta muy difícil escribir esta carta. Espero que no nos odie. Hace poco mi hijo entró en su casa cuando usted estaba fuera...»


Un chico ha estado curioseando en las viviendas y en los ordenadores de sus dueños. ¿Quién es y qué ha descubierto? Mientras los rumores empiezan a circular y las sospechas aumentan, una mujer aparece asesinada y la tensión llega a un punto insostenible.


¿Están relacionados estos hechos? ¿Quién sabe más de lo que deja entrever? ¿Y hasta dónde están dispuestos a llegar estos simpáticos y apacibles vecinos para proteger sus secretos?
»


¡Buenos días, familia! ¿Cómo va ese confinamiento? Espero que lo estéis llevando de la mejor manera posible. Hace casi tres meses que se supone que me debería haber llegado la última novela de Shari Lapena. Edición Anticipada la postuló para poder reseñarla, y a pesar de que fui una de las afortunadas, el libro se ha debido de fugar porque a mi casa aún no ha llegado. Tras enviar correos a la editorial y ver que no obtenía la más mínima respuesta, pedí la novela a una amiga, a la que si le llegó (curiosamente). Lo cierto es que tenía dudas sobre si publicar esta reseña o no, por el enfado que tengo con la editorial, pero la novela y vosotrxs lo merecíais así que dejo la rabia a un lado y vamos a lo importante. Nunca había leído nada de la autora pero tras leer las buenas opiniones que cosechaban sus anteriores novelas, me apetecía mucho. 

Últimamente me siento muy atraída por novelas de género Domestic Noir, como esta. Nos encontramos con una trama principal que se centra en el asesinato de Amanda. En torno a esta muerte, se van desarrollando diversas tramas, que van apareciendo conforme se van desvelando los secretos que cada uno de los vecinos, creía ocultos. Ese ir y venir de historias y secretos es lo que consiguió engancharme prácticamente desde la primera página. Tan pronto estamos leyendo que hay una persona que se dedica a entrar en las casas de sus vecinos, como aparece un cadáver. La historia está en constante movimiento, haciendo que llegue un punto en el cual no sabes quien ha podido ser el culpable, ni que será lo siguiente en desvelarse, dando otro giro a la trama.

Aquí cualquiera puede ser el asesino, y la autora trata de mantener esa incertidumbre hasta el máximo posible. En mi caso lo consiguió hasta casi el final, haciendo que devorase la novela en cuestión de horas. La trama es muy interesante pero lo que más me gustó fue que no solo se limitase a hacer una novela de suspense en la que se investiga la desaparición, sino que tras ese ir y venir de historias, hay una parte psicológica que juega un papel fundamental. La manera en que reacción cada personaje, sus pensamientos y su forma de relacionarse entre sí, da un toque extra a la novela, haciendo que te plantees lo poco que puedes conocer a las personas de tu entorno, incluso con los que te cruzas a diario.


El final para mí es un acierto. A lo largo de la novela tuve varios sospechosos, y aunque cuando se va resolviendo todo, me decanté por uno, hubo otro que me dejó con la mosca detrás de la oreja. La autora incluye un epilogo en el cual da a entender que el final es abierto y que habrá una segunda novela acerca de ese personaje del que no me fio un pelo. Espero que así sea, porque si no, creo que el final no me convencería. El tiempo dirá.


La narración fue quizás lo que más me costó de encajar al principio. No estoy acostumbrado al suspense omnisciente, pero una vez me adapté al estilo, la lectura fue rodada. Ágil, amena y con un ritmo frenético que te va llevando de secreto en secreto, de duda en sospecha. Me ha gustado mucho la autora y estoy deseando leer otras novelas suyas. Además la carga psicológica que tienen los personajes me pareció magistral, haciendo que la novela tome otro cariz más profundo e interesante.


Alguien a quien conoces es un thriller de suspense que me ha durado horas. Un Domestic Noir ágil y ameno, al más puro estilo cinematográfico. Con un ritmo trepidante, engancha desde sus primeras páginas gracias a una trama cuidada y potente.