EL EMISARIO – JP Lorente

jueves, 14 de marzo de 2019


«Un objeto gigantesco aparece en la exósfera terrestre causando temor en la población mundial. Empieza a lanzar millares de objetos que impactarán en lugares desérticos de la Tierra, soltando un gas a la atmósfera.

El mundo se defenderá fragmentando la tierra en dos partes separando occidente de oriente. Todo ello auspiciado por un grupo de poder en la sombra que aprovecha el supuesto ataque extraterrestre para difundir un virus letal con el objetivo de reducir la población a unos niveles sustentables según los diez preceptos del Guidestone.


Paralelamente los servicios de inteligencia españoles, descubren que hay recluido un hombre que vaticinó esta situación cinco años atrás y que afirma ser el emisario de una civilización extraterrestre. Su misión es que los gobernantes de la Tierra los acojan, a cambio de prosperidad y conocimiento. El grupo de poder no lo permiritá, iniciando una lucha fratricida que implicará a extraterrestres y terrestres por la supervivencia de sus especies.»



¡Buenos días familia bonica! Espero que la semana vaya genial y que estéis pensando ya en que el fin de semana está a la vuelta de la esquina. En esta ocasión os traigo la reseña de la nueva novela publicada por la gente bonica de DNX España, a quienes quiero dar las gracias por el envió del ejemplar. Si algo me encanta de esta editorial es la facilidad que da a los blogs para poder reseñar sus obras, pero no solo eso, sino que su catálogo es de lo más diverso. Hasta el momento, todo lo que había leído de esta editorial eran novelas de fantasía o romántica, por eso me llamó tanto la atención esta nueva publicación de ciencia ficción. Al leer la sinopsis quise darle una oportunidad a pesar de las 608 páginas que la componen y que en cierto modo me echaban para atrás. Soy consciente de que la extensión del libro, asusta, pero os adelanto que en menos de una semana me le terminé. Eso sí, casi me cuesta una tendinitis de sostener semejante mamotreto. 

La novela comienza con la aparición de una nave extraterrestre, y el gran caos que genera la incertidumbre ante una posible invasión. La premisa ya de por si pintaba bien, tanto que sin haber pasado de las diez páginas, ya estaba metida de lleno en la historia. La trama inicial es por si sola lo suficientemente interesante como para hacer que la novela funcione. Una nave orbitando poniendo en jaque a todo un planeta y sembrando el caos tras lanzar cientos de objetos que expulsan un extraño gas que nadie sabe que contiene ni cómo puede afectar a la población. Por si esto fuese poco interesante, el autor crea tramas paralelas que van a girar en torno a la investigación que llevan a cabo nuestros protagonistas, así como nos va a permitir comprender a esos seres a través del Emisario.

Nos encontramos ante una novela de ciencia ficción pura y dura en la que nada es lo que parece y donde vemos que los que parecen malos no siempre resultan serlo, así como que aquellos que se presupone que velan por nuestro bienestar, tienen intereses más poderosos. A pesar de que la historia pueda parecer simple, extraterrestres quieren invadirnos y matar a toda la humanidad, nada más lejos de la realidad. Organizaciones corruptas, chivos expiatorios, supremacía racial, exterminio selectivo, Iterium (que no voy a decir lo que es). Estos son algunos de los temas que van a tener gran protagonismo en esta novela, pero no quiero contar nada para no caer en ningún spoiler traicionero. Solo os diré que la trama me encantó y que me mantuvo completamente enganchada a la novela sin perder el hilo argumental en ningún momento a pesar de las mil cosas que van pasando entre sus páginas.


Algo que me gustó especialmente es que la novela me hizo pensar en muchas cosas. Creo que hay una gran crítica que se centra en muchos aspectos. Critica a las clases dirigentes que anteponen su poder al deber. A los humanos, por dejarnos manipular, por sentirnos superiores con respecto a nuestros iguales más desfavorecidos, por como gestionamos los recursos, por la poca importancia que le damos a lo que nos rodea. A lo largo de la novela hay muchos aspectos que nos hacen pensar, y eso es digno de elogio. Al menos para mí.


Al comienzo de la novela, Lorente dice que quiere dar un ritmo cinematográfico a la novela, y creo que no habría mejor manera de definir la forma en que está narrada la novela. Es una novela densa en cuanto a extensión, pero terriblemente ágil en narración. No te das cuenta, pero avanzas sin ser consciente, gracias al ritmo constante que predomina en toda la novela. La ambientación es otra de las cualidades estrellas del autor ya que se nota que ha invertido muy esfuerzo en hacer que el lector pueda recrear mentalmente cada uno de los escenarios que se van desarrollando. Eso sí, sus capítulos son inmenso y eso me desquició. Yo necesito acabar el capítulo para dejar la lectura. No hay más. Por suerte hay numerosos puntos donde parar, pero no fui muy fan de ese aspecto (defecto personal, oiga).


En los personajes es donde más indecisa me sentí. Admito que se nota el trabajo que se esconde tras cada uno de ellos pero a pesar de poder resultar complejos, su personalidad es tan marcada y estereotipada, que determina sus actos pero no para bien. Me trataré de explicar algo mejor sin entrar en detalles. Esta novela tiene una trama muy potente cargada de personajes que la sustentan, pero a veces, el personaje era tan cuadriculado que solo puede actuar de esa determinada manera, cuando quizás, a ese momento de la historia le habría venido mejor otro tipo de actuación, pero al aparecer ese determinado personaje y no otro, se sabía cómo iba a desarrollarse la acción. De igual manera, algunas cosas me parecieron excesivamente heroicas, restando credibilidad a unos personajes que podrían haber sido más decisivos y realistas. Aun con todo, Simón o Freezer merecen la pena, y hubo personajes que me gustaron mucho como Juan o Artemis, aunque eso sí, su historia conjunta, me repelió totalmente por lo surrealista y apresurada.


El emisario es una novela de ciencia ficción que pese a su gran extensión tiene un ritmo ágil que logra enganchar. Con su ambientación propia de película es una novela que recomiendo a pesar de que me hubiese gustado ver personajes más complejos y decisivos. Por mi parte, estoy deseando leer el final de esta bilogía.