EL DÍA QUE SE PERDIÓ LA CORDURA de Javier Castillo

sábado, 9 de abril de 2016





«En el centro de Boston, a las 12 de la mañana de un 24 de diciembre, un hombre camina desnudo con la cabeza decapitada de una joven. 


El Dr. Jenkins, director del centro psiquiátrico de la ciudad, y Stella Hyden, agente de perfiles del FBI, se adentrarán en una investigación que pondrá en juego sus vidas, su concepción de la cordura, y que viajará atrás 17 años hasta unos eventos fortuitos ocurridos en el misterioso pueblo de Salt Lake.»







¡Buenos días rebonicxs! Después de haber estado unos días mala, hoy os traigo una novela que me maravilló cuando la leí hace más de un año y que ahora que la he releído hace unos días, me ha dejado con la misma sensación. Esta novela llegó a mis manos de manera casual ya que cuando la descubrí, no sabía de qué trataba ni existían apenas opiniones sobre ella, pero al ver ese título y esa preciosa portada necesité hacerme con ella. En ese momento solo estaba publicada en formato electrónico y sin darme cuenta de que solo estaba disponible una parte de la novela, me lancé a leerla. No recuerdo cuánto me duró, pero os puedo asegurar que fue poco más que un suspiro porque nada más empezarla, ya me había plantado en la última página y necesitaba desesperadamente leer la siguiente parte para poder saber que iba a ocurrir. No quiero adelantaros demasiado pero os informo de que cuando me hice con la novela completa, esa sensación de querer continuar con la historia, volvió a aparecer. No sé si es por lo mucho que te atrapa la historia o por lo diferente de su trama pero después de releerla me sigo declarando incondicional de esta novela, pero vamos por partes. 

La forma en que el autor narra este adictivo thriller logra enganchar al lector desde la primera página. Se van dando saltos temporales y cambiando de narrador continuamente, lo que ayuda a crear una incertidumbre y un suspense mayúsculo, que te obliga a seguir leyendo porque te vas metiendo tan de lleno en la historia que necesitas comprender el papel que desempeña cada uno de los personajes, que es lo que le ha ocurrido a nuestro protagonista para llevar hasta ese desenlace (que es el inicio de la novela), que pasó en Salt Lake etc. 


A su vez, los protagonistas, Jacob, Amanda, Steven, el Dr Jenkins y Stella Hyden, están bien estructurados y perfilados, haciendo que seas capaz de que llegues a entender cómo piensan o como se sienten en ciertas ocasiones. Sin lugar a dudas, los protagonistas me cautivaron desde el primer momento, en especial Jacob y su forma de luchar hasta la extenuación. Además su forma de pensar y de planear todo me pareció genial. Personalmente creo que quizás el personaje de la agente Hyden debería haberse planteado desde otro punto de vista ya que se descuelga un poco de la historia en ciertos momentos. Me esperaba una mujer fuerte y decidida, y en muchas ocasiones me parecía cualquier cosa menos una experta en perfiles psicológicos que debería estar preparada para situaciones como las que vive al principio de la novela. 


La carga emocional es sin duda el punto más fuerte de la novela, bueno, junto al misterio y la intriga que se mantiene a lo largo de las casi 450 páginas que conforman la novela. Con los diálogos de Jacob el autor consigue trasmitir sus emociones y hace que en cierto modo, comprendas sus razones para acabar decapitando a una mujer, literariamente hablando claro. Cuando se narra la historia de cómo conoce a Amanda es genial, por lo que te promete esa relación y la ternura que desprende. Eso sí, aunque el trasfondo principal de la trama es el amor, si esperáis encontraros una novela romántica llena de corazoncitos, no la vais a encontrar aquí.


El final es otro acierto, bueno el final no, el epílogo. Cuando llegas al final se resuelve todo, o eso crees tú, porque llegas al epílogo y te quedas en plan “¿perdona? espero que haya una segunda novela o me tiro de los pelos". Y es que, el final es abierto, hecho por el cual, muchos han valorado negativamente la novela. A falta de confirmación, prefiero esperar a ver si habrá o no continuación.



El día que se perdió la cordura es un thriller capaz de mantenerte en un continuo estado de suspense, gracias a una trama inteligente y bien estructurada. Moviéndose en una continua dicotomía entre amor y odio, cordura y locura te engancha de principio a fin. Necesitaras llegar al final para comprender qué sucede, cómo y porqué, haciendote perder la cordura, como me ocurrió a mí.


No hay comentarios :

Publicar un comentario